A TU CRÍTICO INTERIOR…!! DALE PUERTA…!!

capçalera pincelada 5

Tod@s estamos llenos de objetivos, deseos y metas que deseamos cumplir, cosas que queremos hacer y nuevos proyectos que queremos comenzar o que estamos desarrollando, pero también tod@s sabemos que hay una parte de nosotros que se dedica a “machacar” todo cuanto aparece en nuestro campo de acción, poniendo la voz más crítica, dura y despiadada y, por tanto, frenando nuestras acciones.

Lo conoces bien, es “tu crítico interior”; ese diablillo interno que utiliza expresiones como: “no voy a poder”, “esto es imposible”, “debería haberlo hecho antes”, “esto no va a valer para nada”, “qué van a pensar los demás”, “siempre estás con lo mismo”.

Pues bien, hoy vamos a declararle la guerra sin cuartel a ese diablillo desde el reconocimiento de que habita dentro de nosotros y así nuestro abrazo será su camino hacia el silencio.

Cuando ponemos el foco de atención en aquello que hacemos en este preciso instante y en CÓMO lo hacemos, el crítico interior tiende a callarse –o se le escucha menos-.

Recuerda que para desarrollar el camino hacia nuestros deseos y objetivos, lo mejor es ir dando pasos pequeños, pero firmes y seguros.

Así que, hoy, simplemente te voy a proponer un ejercicio cuyo objetivo es empezar a aprender algo muy importante: DESOIR A NUESTRO CRÍTICO INTERIOR. Y para eso,   antes hemos de reconocerlo y conocer cómo, cuándo, dónde actúa.

 Verás que, poco a poco y a medida que practiquemos, nuestra autoestima irá creciendo tanto como nuestra práctica.

EJERCICIO que TE PROPONGO

Durante todo el día de hoy y con ACTITUD DE CURIOSIDAD, de NO JUICIO, observa la voz de “tu crítico interior” cuando llame a tu puerta: ¿de dónde sale?, ¿es ésa tu voz?, ¿cómo es que te maneja?…

Es muy importante que la actitud con que hagas este ejercicio sea precisamente la de la curiosidad y la del no juicio porque es así como le quitaremos su poder

Pues bien, fíjate cómo ese crítico interior utiliza el “debería”, el “no puedo”, el “y si…?” el “todos me están mirando…”  etc. para producir tus bloqueos.

Todos esos usos tienen en común que te hacen sentir sensaciones desagradables en el cuerpo asociadas a emociones con poder de bloqueo: miedo, rabia, tristeza…

Observa cómo tu crítico interior se dirige hacia ti con argumentos bloqueantes y observa como los tratas y qué haces con ellos. ¿los rechazas?, ¿te detienes?, ¿pasas de ellos? O incluso mejor: ¿TE RÍES DE ELLOS?

El humor es una estrategia muy útil porque le quita importancia al diablillo que quiere convertirse en monstruo para dominarte. Me gusta mucho una metáfora que la psicóloga Paricia Ramírez propone para tratar con los diablillos varios que pululan por nuestra mente:

Imagina también cómo sientas a tu bruja de la mala conciencia y al monstruo del perfeccionismo encima de un palo de escoba y los mandas de viaje espacial. Y a la par, les dices «muy agradecido por vuestros consejos, pero si no os importa voy a seguir con lo que estaba haciendo».

Toma conciencia de que ese crítico interior no eres tú. Tú eres quien lo escucha y quien puede decidir entre reaccionar como él espera que lo hagas o por el contrario, responder de la forma que tú hayas elegido. La mejor para tí en ese momento.

 

A lo largo de hoy, cada vez que aparezca tu crítico interno, obsérvalo, sácale la lengua y di “tú no eres yo”, “tu no me mandas”, “vete a paseo”…

 

Observa detenidamente tus reacciones.  Toma nota de ellas y de los cambios que adviertas.